éxitos y fallos del cero residuo
Casa - Recetas

Éxitos y fallos del cero residuo

No nos mentiremos, el camino hacia el cero residuo no siempre es sencillo. Te obliga a cuestionarte y obsesionarte con muchos aspectos relacionados con tu manera de consumir – cosas relacionadas con la cocina, con el cuarto de baño, incluso con tu armario, por ejemplo. Algunas son sencillas y fáciles de conseguir.

Otras se pueden convertir en un verdadero quebradero de cabeza y otras son a base de pura perseverancia. A medida que van pasando los días, echas la vista atrás y ves en qué punto te has quedado. Si estas lejos o cerca de tu objetivo idílico.

En este artículo, comparto mis grandes éxitos en cuanto a los productos que me han salvado y cambios que me han acercado más al Zero Waste soñado. Y, también comparto algunos de mis grandes fracasos – ¡que de lo malo también uno aprende!

Éxitos y fallos del cero residuo en el cuarto de baño

¿Por qué el baño? Porque así es como me metí en el mundo ecológico y de cero residuos. Empecé a preguntarme sobre los productos que usaba para mi cuerpo, que aplicaba sobre mi cara, productos que usaba en mi vida diaria …una duda me llevaba a otra duda, y a otra… vamos, ¡que me ha resultado dificilísimo parar!

Los logros de mi cero residuo

La pasta de dientes fue uno de mis primeros productos caseros. Me costó un poco acostumbrarme a la nueva textura, pero desde que empecé a hacerla hace 2 años, mi primera receta simplista ha tenido que evolucionar muy poco. Limpia bien, huele bien y tiene buena consistencia. Los dos componentes básicos en mi receta son el bicarbonato y aceites esenciales.

El fracaso del desodorante …

Mi primera receta de desodorante fue un magnífico desastre.
Contenía demasiada cantidad de aceite de coco, y por lo tanto dejaba manchas de grasa (irrecuperables) bajo las axilas de mi ropa. ¡So chic!
Como no podía ser de otra manera, había preparado una grande y generosa cantidad. Así que, terminé con un frasco grande de crema inútil total y unas cuantas camisetas menos.
Finalmente, después de años de adaptación, encontré la receta perfecta para mi, utilizando bicarbonato, aceite de coco, manteca de karité y aceite esencial de lavanda…. A Chéri le encanta como huele pero por una alergia, no le siente bien …de ahí el desastre con la receta. ¡Pero encontraré la combinación perfecta!

…y la confusión con las etiquetas (o no etiquetas) de los tarros de aluminio

El único y mayor problema en el mundo de las etiquetas es cuando no haces etiquetas.
Sería mucho más fácil si me tomara la molestia e invirtiera algo de tiempo en preparar etiquetas para todos mis productos de belleza. Hay tarros o envases que son fáciles de reconocer, como el rímel en un viejo tubo que reutilizo, por ejemplo. La crema de día (CC Cream) tiene color y por lo tanto es reconocible – pero después me surgen las dudas entre el desodorante y la crema para el cabello. Vamos, que puede ser un lío tremendo esto de no etiquetar. Y, ¡confiar únicamente en mi sentido del olfato no siempre es un método efectivo!

Pero finalmente encontré la solución.

¡¡Los bolígrafos de TIZA!! (esos que usan en los bares para escribir las tapas!) Son geniales y los utilizo para escribir en varias superficies: vidrio, plástico, aluminio….

El cero residuo en el mundo de la cocina y la limpieza

En cuanto a la cocina, me temo que no tengo nada inapropiado o decepcionante que compartir. Obviamente, me llevó un tiempo ajustar mis recetas como el del detergente para lavar la ropa o el detergente de lavavajillas. Sin embargo, no he tenido ninguna catástrofe importante de la que informar.

Me negué a comprar una buena colección de frascos, como se puede ver en mi cuenta 0wastemadrid de Instagram, porque el propósito es reducir la compra de envases y re-utilizar.
He observado que los frascos de los diferentes alimentos (tarros de cristal funcionan bien) y recipientes de plástico de detergentes son perfectos para su re-uso, una vez lavados.

Un gran éxito, a primera vista y muy fácil, es el «bee’s wrap», la receta está en el blog. Con esta maravilla evito usar film de plástico o aluminio a la hora de tapar y cubrir los alimentos. La cera de abeja tiene muchas propiedades y permite conservar los alimentos sin miedo a las transferencias entre los productos químicos que contienen los plásticos.

Bonus

Mi madre me hizo un rollo de toallas de tela para Navidad.
La idea es genial, es muy práctico y encima lindo. El único problema es que Chéri no se atreve a usarlo por miedo a ensuciarlo 🙂
(Mi madre hace lo mismo con el suyo, siempre está limpio)

Éxitos y fallos del cero residuo de salida

Mi querida botella vs. mi termo que gotea

Mi botella de agua (mi querida) ha estado compartiendo mi vida y mis fotos de Instagram durante tres años. No huye, es ligera, resistente e incluso guapa. Me encanta.

Por otra parte, como soy una fanática del café y no puedo vivir sin él por la mañana, me compré una pequeño termo para el camino al trabajo. La tengo desde hace un año y medio y ya me falla. No cierra bien y tengo fugas de café que son un incordio. ¡Esta marca en particular podría esforzarse en producir sus termos para que duren y aguanten más! Tengo un gran número de cuadernos y bolsos que no han podido resistir las manchas de café.

Utilizar frascos para transportar sopa…

Esto nunca ha sido una buena idea… ¿Verdad?


Espero que les haya sido útil – para mi, al menos lo ha sido. Porque, al reflexionar y escribir sobre mis éxitos y fallos dentro del mundo del cero residuo, finalmente encontré la solución a mi problema con la etiqueta…. en vez de utilizar una etiqueta adhesiva, me di cuenta que tenía más sentido utilizar un bolígrafo de tiza líquido, que queda más limpio. Pinta en cualquier superficie y te ahorra la etiqueta adhesiva.

Es mi pequeño milagro.

Deja un comentario